¿Por qué lloramos, a veces, sin ningún motivo?